A finales de octubre estuve de viaje en la India, una ruta de dos semanas por el Rajasthan que me dejó buenas sensaciones y recuerdos. Me pareció un país de gran colorido y muy vivo, con gente muy abierta y cálida. Una de las cosas que más me llamó la atención fueron sus miradas y sonrisas, muy auténticas..

Chica india con sari rojo sonriendo en BundiBonita sonrisa de una chica con sari rojo, tomada en Bundi

Los primeros días de viaje los pasamos en Agra, donde hicimos la visita obligada y merecida al Taj Mahal, un palacio realmente impresionante. Como seguramente ya sabréis, fue construido por un emperador en honor a su esposa favorita, que murió al dar a luz a su decimocuarta hija. Una muestra de amor de gran belleza..

Entrada del Taj MahalDescubriendo el Taj Mahal

En Agra también visitamos el fuerte, de poco interés pero desde donde se puede fotografiar el Taj Mahal en la lejanía. Interesante acercarse a las lavanderías a orillas del río Yamuna, donde la casta de lavanderos ejerce de manera tradicional.

Después de Agra visitamos Jaipur, coincidiendo con el festival Divali, la festividad de la luz que se celebra a lo largo de toda la India. Las calles y edificios se iluminan, los comercios cierran y la gente sale a pasear y contemplar la iluminación.

Festival Divali JaipurEl festival Divali en Jaipur

En Jaipur visitamos el Amber Fort, mejor que el de Agra y donde resultó entretenido perderse por sus numerosas habitaciones y pasadizos. La subida se puede hacer andando o en elefante, muy turístico, pero que le da cierta dosis de exotismo..

Elefante fuerte Amber JaipurElefante del fuerte Amber en Jaipur

Como apunte para los fotógrafos, dos visitas atractivas en Jaipur son el templo de Govinda, en el momento de la ofrenda diaria, y la estación de tren. En las estaciones de la India puede pasar de todo, por lo que suelen ser un buen lugar para tomar instantáneas de todo lo que acontece.

Leer:  El Hajj: la gran peregrinación a La Meca

Estacion tren JaipurLa estación de tren de Jaipur

Nuestro siguiente destino fue Bundi, un pequeño pueblo que resultó ser ideal para disfrutar de una India más relajada que en las grandes ciudades. El lago y el fuerte son lo más reseñable del lugar.

BundiEl lago de Bundi con el fuerte al fondo

Se pueden encontrar bonitas casas de colores y callejuelas por las que perderse y comprobar la amabilidad de sus gentes, que te invitan a sus casas, presentan a su familia, te ofrecen comida y bebida.. una experiencia muy agradable.

estrechas calles de BundiLas estrechas y coloridas calles de Bundi

En Bundi tuvimos la oportunidad de ver como cocinaban varios platos típicos de la India como son las samosas, pakoras, arroz byriani, gulab jamun y el famoso sweet lassi. Fue en lugar de la India donde mejor comí.

El final de viaje fue en Pushkar, coincidiendo con la apertura de su famosa feria camellera, donde se reúnen indios de todo el Rajasthan para comprar y vender camellos. Mientras dura la feria, los camelleros hacen allí su vida, cuidando y acicalando a sus camellos con cortes de pelo, tintes y elementos decorativos para atraer la atención del comprador. Todo un acontecimiento en la región.

feria camellera PushkarCamellos a la carrera llegando a la feria

En la feria conocimos a la mujer de impresionantes ojos que os mostré en mi anterior artículo y tuve la oportunidad de fotografiarla junto con su hija, también de espectaculares ojos.

Mirada indiaImpresionantes ojos

Y así terminó este bonito viaje, que para mi fue como una introducción a la India, ya que todavía me queda mucho por conocer del país y no hay duda que volveré antes o después..

Leer:  Las mejores fotos de viajes de 2011

Puesta sol PushkarFin de viaje con la puesta de sol en Pushkar

Si queréis saber alguna cosa más sobre los lugares que visitamos o la India en general, no dudéis en preguntar 😉

También te puede interesar leer: