Myanmar, la antigua Birmania, es un país con gran diversidad étnica y arraigadas tradiciones. Una de ellas es el maquillaje con Tanaka, una sustancia amarillenta que se extrae del árbol con el mismo nombre y que las mujeres se aplican habitualmente. Se trata de una práctica con más de 2.000 años de antigüedad, que en el pasado representaba la pureza y nobleza de la persona. Actualmente, se usa en un sentido más estético y práctico, ya que refresca la piel y ayuda a protegerla del sol.

Retrato Myanmar chica jovenFotografía de Bertrand Devimeux

Retrato Myanmar niñoFotografía de Bertrand Devimeux

Otra de las tradiciones aún vigentes es el de las mujeres con la cara tatuada de la etnia Chin. Según cuenta la leyenda, un antiguo rey birmano se encontró con una bella joven a la que cortejó y poco tiempo después abandonó. El resto de mujeres, asustadas de correr la misma suerte, decidieron pintar su cara utilizando carbón. Debido a que ese maquillaje les duraba poco, con el tiempo decidieron fijar el color negro de forma permanente en su piel.

Retrato Myanmar mujerFotografía de Bertrand Devimeux

Retrato Myanmar ancianaFotografía de Bertrand Devimeux

Estos retratos son obra del fotógrafo francés Bertrand Devimeux, que viajó a Myanmar el noviembre/diciembre de 2006.

También te puede interesar leer:

Leer:  La gran belleza de la China rural